Imagínese por un momento que tiene que emitir cien mil facturas de manera manual. El reto parece imposible. No se puede pensar en hacerlo sin utilizar un sistema de información. La revolución informática que ha llegado a todos los sectores está llegando también al mundo de la publicidad donde es necesario gestionar miles o millones de sites o anuncios en tiempo real