Sin información no puedes medir y sin medir no puedes mejorar. Para continuar optimizando tu negocio tienes que tener las fuentes adecuadas de datos, definir las métricas y por último los “benchmarks” y objetivos que quieres conseguir.